Evaluación de las incorrecciones identificadas durante la realización de la auditoría – NIA 450 – Carlos Sastoque M.

 

Requerimientos

Acumulación de incorrecciones identificadas

Es posible que el  auditor detecte varias incorrecciones que carezcan de importancia relativa. En este caso deberá acumular estas incorrecciones para evaluar la incidencia que la sumatoria de éstas pueda tener en los estados financieros. Las que sean claramente insignificantes no deberán ser tenidas en cuenta para nada.

Consideración de las incorrecciones identificadas a medida que la auditoría avanza

El auditor determinará si es necesario revisar la estrategia global de auditoría y el plan de auditoría cuando:

(a) la naturaleza de las incorrecciones identificadas y las circunstancias en las que se produjeron indican que pueden existir otras incorrecciones que, sumadas a las incorrecciones acumuladas durante la realización de la auditoría, podrían ser materiales; o

(b) la suma de las incorrecciones acumuladas durante la realización de la auditoría se aproxima a la cifra de importancia relativa determinada de conformidad con la NIA 320.

Si, a petición del auditor, la dirección ha examinado un tipo de transacciones, saldos contables o información a revelar en los estados financieros y ha corregido las incorrecciones que fueron detectadas, el auditor aplicará procedimientos de auditoría adicionales para determinar si las incorrecciones persisten.

Comunicación y corrección de las incorrecciones

El auditor comunicará oportunamente y al nivel adecuado de la dirección todas las incorrecciones acumuladas durante la realización de la auditoría salvo que las disposiciones legales o reglamentarias lo prohíban. El auditor solicitará a la dirección que corrija dichas incorrecciones.

Si la dirección rehúsa corregir algunas o todas las incorrecciones comunicadas por el auditor, éste obtendrá conocimiento de las razones de la dirección para no hacer las correcciones y tendrá en cuenta dicha información al evaluar si los estados financieros en su conjunto están libres de incorrección material.

Evaluación del efecto de las incorrecciones no corregidas

Antes de evaluar el efecto de las incorrecciones no corregidas, el auditor volverá a valorar la importancia relativa determinada de conformidad con la NIA 320 para confirmar si sigue siendo adecuada en el contexto de los resultados financieros definitivos de la entidad.

El auditor determinará si las incorrecciones no corregidas son materiales individualmente o de forma agregada. Para ello, el auditor tendrá en cuenta:

(a) la magnitud y la naturaleza de las incorrecciones, tanto en relación con determinados tipos de transacciones, saldos contables o información a revelar, como en relación con los estados financieros en su conjunto, y las circunstancias específicas en las que se han producido; y

(b) el efecto de las incorrecciones no corregidas relativas a periodos anteriores sobre los tipos de transacciones, saldos contables o información a revelar relevantes, y sobre los estados financieros en su conjunto.

Comunicación con los responsables del gobierno de la entidad

El auditor comunicará a los responsables del gobierno de la entidad (asamblea general de accionistas o junta de socios, según el tipo de sociedad) las incorrecciones no corregidas y el efecto que, individualmente o de forma agregada, pueden tener sobre la opinión a expresar en el informe de auditoría, salvo que las disposiciones legales o reglamentarias lo prohíban. La comunicación del auditor identificará las incorrecciones materiales no corregidas de forma individualizada. El auditor solicitará que se corrijan las incorrecciones no corregidas.

El auditor también comunicará a los responsables del gobierno de la entidad el efecto de las incorrecciones no corregidas relativas a periodos anteriores sobre los tipos de transacciones, saldos contables o información a revelar relevantes, y sobre los estados financieros en su conjunto.

Manifestaciones escritas

El auditor solicitará a la dirección y, cuando proceda, a los responsables del gobierno de la entidad manifestaciones escritas relativas a si consideran que los efectos de las incorrecciones no corregidas son inmateriales, individualmente o de forma agregada, para los estados financieros en su conjunto. Un resumen de dichas partidas se incluirá en la manifestación escrita o se adjuntará a ella.

Documentación

El auditor incluirá en la documentación de auditoría:

(a) el importe por debajo del cual las incorrecciones se consideran claramente insignificantes;

(b) todas las incorrecciones acumuladas durante la realización de la auditoría y si han sido corregidas; y

(c) la conclusión del auditor sobre si las incorrecciones no corregidas son materiales, individualmente o de forma agregada, y la base para dicha conclusión

Aplicación de la NIA 450 en la revisoría fiscal

En relación con la  vigilancia que –a lo largo de todo el año-  debe hacer el revisor fiscal sobre las diferentes áreas de actividad de la empresa, y en este caso de manera específica sobre la contabilidad y la presentación de estados financieros, es necesario que tenga en cuenta siempre el concepto de importancia relativa y –como lo indica esta NIA- aplicar procedimientos para detectar incorrecciones materiales, pero de manera continua y con mayor profundidad de lo que suele hacerlo el auditor financiero externo.

Vale la pena recordar que el decreto especial 410 de 1971 (Código de Comercio, vigente), en el numeral 2 del artículo 207, le exige al revisor fiscal “Dar oportuna cuenta por escrito, a la asamblea o junta de socios, a la junta directiva o al gerente, según los casos, de las irregularidades que ocurran en el funcionamiento de la sociedad y en el desarrollo de sus negocios”. Las incorrecciones materiales en los registros contables y en los estados financieros (tanto ocasionales  como intermedios y  de fin del período) hacen parte de las irregularidades citadas en el aludido artículo 207 y, por supuesto, que sobre ellas debe informar el revisor fiscal, cada vez que las detecte, no solamente al cierre del año. Debe informarlo -por escrito- a la gerencia, a la junta directiva (donde la hay) y a la asamblea general de accionistas o a la junta de socios –según el caso-  y solicitar que se hagan oportunamente las correcciones necesarias. Complementariamente el revisor fiscal debe verificar si se hicieron o no dichas correcciones y, en el caso de que no las hayan hecho, pedirle explicaciones –por escrito- al órgano respectivo de por qué razón no se hicieron las debidas correcciones.

El revisor fiscal deberá analizar el efecto que estas incorrecciones materiales detectadas y no corregidas tienen sobre los estados financieros para, con base en su documentación y conclusiones, decidir al final si presenta dictamen con salvedades o, de pronto, adversa. A su vez el revisor fiscal, si lo considera necesario debe referirse a estas irregularidades en su informe anual a la asamblea general de accionistas o a la junta de socios (este informe es un documento diferente al dictamen sobre estados financieros, como se deduce de la lectura de los artículos 208 y 209 del Código de Comercio).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s