Ley 1819 de 2016: Iva en los servicios prestados desde el extranjero

2e46b6ed-750c-443c-ae92-ac21477a855d

 

Previo a la expedición de la ley 1819 de 2016 se evidenciaba una clasificación de los servicios prestados desde el extranjero, siendo algunos hechos generadores del IVA y otros no. Esto obligaba a las empresas que contrataban servicios por fuera del territorio nacional a establecer de forma clara y precisa la naturaleza del servicio prestado.

El aparte que regula los servicios prestados desde el extranjero es el parágrafo 3° del artículo 420 del Estatuto Tributario, y antes de la expedición de la ley 1819 de 2016 contemplaba un sistema donde la regla general era que no estuviesen gravados este tipo de servicios, con ciertas salvedades, entre las cuales resalto las contempladas en el literal a) del inciso 3° del ya mencionado parágrafo. Dicho literal estipulaba que “Los servicios profesionales de consultoría, asesoría y auditoría” serían hecho gravable.

Ahora bien, en algún momento se dio la discusión de si los servicios donde no hubiera transferencia de conocimiento, pero que tuvieran un contenido técnico se encontraban gravados con IVA, al ser asimilables a “asesorías”. En su momento dicha discusión fue abordada por la Sala Cuarta del Consejo de Estado en la sentencia 13623 del 12 de febrero de 2004, donde se estableció que en aquellos servicios donde no hubiera transferencia de conocimiento, denominados como servicios técnicos, no serían hechos gravables, debido a que no se encontraban taxativamente contemplados en el literal a) del inciso 3° del artículo 420 del Estatuto Tributario.

 

Pero todo el escenario antes descrito ha sido sustancialmente modificado con el artículo 173 de la ley 1819 de 2016, pues modificó el artículo 420 del Estatuto Tributario, quedando el parágrafo 3° de la siguiente forma:

PARÁGRAFO 3°. Para efectos del impuesto sobre las ventas, los servicios prestados y los intangibles adquiridos o licenciados desde el exterior se entenderán prestados, licenciados o adquiridos en el territorio nacional y causarán el respectivo impuesto cuando el usuario directo o destinatario de los mismos tenga su residencia fiscal, domicilio, establecimiento permanente, o la sede de su actividad económica en el territorio nacional.

De esta forma es indiscutible que los servicios prestados desde el extranjero y disfrutados en Colombia, se encuentran ahora gravados con IVA a la tarifa general del 19%, incluyendo los servicios técnicos, y con una interpretación diferente se desobedecería el principio según el cual “donde la ley no distingue no le es dado al intérprete hacerlo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s