Contaduría Pública, profesión globalizada y de confianza

Hoy por hoy los contadores públicos son asesores de confianza de las organizaciones, compañías o personas naturales que requieren llevar su propia contabilidad.
Anualmente se celebra el Día del Contador Público, una fecha para conmemorar la ardua labor y valioso aporte para el sector empresarial y crecimiento económico de la ciudad y el país.
Es una profesión muy demandada que brinda credibilidad de la situación financiera de una entidad y desarrolla estrategias de proyección empresarial que permitan tomar las decisiones financieras correctas, como cumplir con los requerimientos de los diferentes entes estatales para efectos tributarios y fiscales.
Pereira se ha convertido en una ciudad representativa a nivel nacional para el estudio técnicos, tecnológicos, pregrado y posgrado, hecho que ha llevado a las diferentes instituciones de educación superior a brindar ofertas académicas de calidad a la vanguardia con el mercado actual.
Todas cuentan con programas académicos que contribuyen a la formación profesional y humana de los aspirantes que con el paso del tiempo se posicionan en las entidades y hacen de los manejos financieros toda una labor de admirar. Así mismo es una profesión indispensable y con manejo especializado que debe procurar por contar con los recursos necesarios para la realización de las labores dentro de las empresas.


Proyección de la Contaduría Pública
C.P. Héctor Jaime Correa Pinzón 

Presidente Federación de Contadores Públicos de Colombia
En medio de este mundo cambiante, la profesión contable no puede ser ajena a los movimientos que se dan en todo el universo. La responsabilidad de los Contadores Públicos es proporcional a la confianza de la comunidad, en la veracidad de la información por ellos suministrada.
Casos como Enron, Xerox, Parmalat, Interbolsa, y muchas otras más, generaron desconfianza en los Contadores Públicos, en el ejercicio de la auditoría, sin embargo, se pudo determinar que en estas empresas surgieron conflictos de intereses por parte de las firmas multinacionales de auditoría que asesoraban en ese momento. No se puede ser juez y parte en las Compañías, ello crea desconfianza y pérdida de credibilidad. En fin, será el tiempo, la ética y buen ejercicio profesional el que dentro de poco, deberá decantar los buenos y malos procederes de quienes tienen el mercado de servicios contables, financieros, tributarios, de control y aquellos otros propios de la profesión.
Con la globalización e internacionalización de la economía y como consecuencia de ello, los tratados de libre comercio, mercosur, comunidad andina de naciones, organización mundial del comercio y muchos otros convenios y tratados binacionales y multilaterales, la sociedad y la comunidad del mundo espera una profesión contable debidamente preparada, con buenos estándares de calidad, tanto académicos como profesionales; con capacidad de vislumbrar el sistema organizacional; con total independencia que permita generar cambios empresariales importantes a fin de evitar en lo posible defraudaciones.
En nuestro contexto nacional el sistema empresarial cuenta con una figura específica que bien se ha denominado Revisoría Fiscal, que como órgano de fiscalización tiene bien definidas sus funciones en el código de comercio, la ley 43 de 1990, el estatuto tributario y otras normas que permiten tener absoluta credibilidad en los estados financieros dictaminados y en el informe que debe presentarse cada año en las asambleas generales o juntas de socios y que deben servir de apoyo a los propios, terceros y el estado en general, pues la capacidad de ser fedatarios, es decir, de dar fe pública, es lo que hace la gran diferencia en el ejercicio de la Contaduría Pública y de manera especial en el ejercicio de la Revisoría Fiscal.
En el contexto internacional, la Revisoría Fiscal es sinónimo de auditoría integral, lo cual le da una mayor connotación, pues es el desarrollo de varias actividades que permiten que interdisciplinariamente se puedan lograr objetivos específicos en bien de las empresas. Esta es la nueva tendencia del control empresarial.
Otra metodología que se impondrá en muy poco tiempo, es la relacionada con los estándares internacionales (normas internacionales de información financiera NIIF – normas internacionales de auditoría NIA, NAI), en términos generales, se aplicarán en empresas de interés público, es decir, aquellas que cotizan en bolsas de valores, las cuales son relativamente pocas (aproximadamente el 3%), pero el grueso de las demás empresas, PYMES (97%) que aplican estándares específicos por la particularidad de las mismas, los que son también universales.
Por todo lo anterior, la profesión contable debe continuar preparándose de manera globalizada y adecuada, de lo contrario, no podrá asumir los retos que impondrán los nuevos procesos de internacionalización. El futuro es ya.

Ser contador público es una labor destacada que constantemente debe ir a tono con los desarrollos tecnológicos que permiten optimizar la gestión y un trabajo garantizado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s