Actuaciones del revisor fiscal que impliquen coadministración van en contra de la ética profesional

ConsecoTecnicoContaduria
(Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 828, 10/17/2017 )

Las actuaciones del revisor fiscal deben estar alineadas con las funciones previstas legalmente, con el fin de evitar que se materialice una coadministración de la entidad por parte del profesional, indicó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Dicha coadministración va en contra de los lineamientos establecidos en el código de ética profesional, compilado en el anexo 4 del Decreto 2420 del 2015 (DUR de Normas de Contabilidad, Información Financiera y Aseguramiento de la Información), modificado por los decretos 2496 del 2015, 2131 y 2132 del 2016. De acuerdo con lo previsto en el artículo 207 del Código de Comercio, son funciones del revisor fiscal, entre otras, cerciorarse de que las operaciones que se celebren o cumplan por cuenta de la sociedad se ajusten a las prescripciones de los estatutos, decisiones de asamblea y de junta directiva y rendir los informes que le sean solicitados.

 

Anuncios

Precisan base del ESFA para las entidades pertenecientes al grupo 2 (pymes)

ConsecoTecnicoContaduria
(Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 804, 09/18/2017 )

La base del estado de situación financiera de apertura (ESFA) para las entidades del Grupo 2, al cual pertenecen las entidades del sistema general de seguridad social y las cajas de compensación familiar, son los saldos de los libros al 31 de diciembre del 2015, debidamente ajustados a los valores que resulten de aplicar la normas internacionales de información financiera para las pymes. Así lo indicó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública, en reciente oficio.

 

Empresas constituidas en el año 2016 no deben aplicar transición de los nuevos marcos normativos

ConsecoTecnicoContaduria
(Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 728, 08/24/2017 )

Teniendo en cuenta que los nuevos marcos de información financiera son obligatorios a partir del 1 de enero del 2015 para las empresas de los grupos 1 y 3, y del 1º de enero del 2016 para las entidades del grupo 2, salvo que se trate de entidades del sector salud, cuyo primer año de aplicación comienza a partir del 1º de enero del 2017, las políticas contables de una empresa constituida en el año 2016 deberán ser establecidas a partir de los nuevos marcos de información financiera, recordó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Por lo tanto, no serían aplicables las directrices sobre transición que contienen los marcos técnicos, a menos que en un periodo posterior la entidad decida aplicar el marco de un grupo distinto al que fue clasificada originalmente.

 

Amistad íntima o enemistad grave son situaciones que pueden afectar la objetividad del contador público

ConsecoTecnicoContaduria
(Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 310, 04/03/2017 )

La amistad íntima o la enemistad grave son situaciones subjetivas que deben ser evaluadas por el contador público para que no se vea afectada su objetividad y se pueda generar un conflicto de intereses, precisó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. En estos eventos, de acuerdo con el artículo 220.3 del Decreto 302 del 2015, compilado por el Decreto 2420 del 2015, será necesaria la aplicación de algunas de las siguientes salvaguardas: notificar al cliente del interés o de las actividades empresariales que pueden suponer un conflicto de intereses, notificar a todas las partes relevantes conocidas de que el profesional de la contabilidad está actuando para dos o más partes con respeto a una cuestión en la que sus intereses están en conflicto, y notificar al cliente de que el profesional de la contabilidad no actúa con exclusividad para ningún otro al prestar los servicios propuestos. En todos los casos, se deberá obtener consentimiento para actuar.

 

Revisoría fiscal y asesoría en implementación de información financiera son incompatibles

El contador público que se postula al cargo de revisor fiscal y, a la vez, propone su participación en la implementación de las normas internacionales de información financiera incurriría en una incompatibilidad, ya que dentro de sus funciones como revisor fiscal está opinar acerca de la aplicación adecuada de los nuevos marcos técnicos normativos, por lo que se convertiría en evaluador de su propia gestión, indicó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública.   Dicha incompatibilidad se elimina una vez transcurran seis meses entre la terminación de su asesoría en la implementación y el nombramiento como revisor fiscal.  (Lea: Contador de la copropiedad puede postularse para ser su administrador)   Adicionalmente, señaló la entidad, de darse el nombramiento en esas condiciones, podría afectar de manera directa a los usuarios, razón por la cual, con base en lo previsto en el artículo 45 de la Ley 43 de 1990, el contratante de los servicios de revisoría fiscal puede presentar queja formal debidamente documentada ante la Junta Central de Contadores.   Este pronunciamiento del consejo se da por la consulta hecha por un miembro del consejo de administración de un conjunto residencial en Bogotá, ya que en asamblea se propuso contratar la revisoría fiscal, para lo cual se postuló quien ejercía como contadora en ese momento, dando como valor agregado para la copropiedad la implementación de las normas internacionales, renunciando a su labor como contadora.   Por otra parte, la entidad precisa que para facilitar el entendimiento y la aplicación de los nuevos marcos normativos, el CTPC emitió el pasado 20 de octubre del 2015 la orientación técnica No. 15, Copropiedades de uso residencial o mixto, la cual está disponible en el sitio web de la entidad. (Lea: Contador no puede responsabilizarse por situaciones anteriores al inicio de la labor contratada)   Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 795, 11/16/16   Documento disponible para suscriptores de LEGISmóvil. Solicite un demo.

Origen: Revisoría fiscal y asesoría en implementación de información financiera son incompatibles

Libro de inventario y balances no es aplicable solo a los que tengan inventarios

(Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Concepto 675 – 10/12/2016)
Los libros de comercio utilizados por una entidad dependerán de su naturaleza, debido a que en ellos se deben registrar todas las operaciones realizadas con un grado de detalle diferente, unos de resumen y otros de detalle o auxiliares, indicó el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. El libro de inventario y balances, por ejemplo, no implica que solo sea aplicable a los que tengan inventarios, sino que busca mostrar un detalle de los activos y los pasivos de una entidad.En el caso de propiedades, planta y equipo, indicaría el costo, vida útil, depreciación acumulada y pérdidas por deterioro, si se usa el modelo del costo. Sin embargo, aclaró la entidad, no existe obligación expresa de llevar libros específicos, solo los necesarios para registrar las transacciones económicas, en los términos exigidos por el Código de Comercio.

Contabilidad de las entidades sin ánimo de lucro.

Como se recordará, en su “Propuesta para el Direccionamiento Estratégico del Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP) y el Entendimiento Común del Proceso de Convergencia de las Normas de Contabilidad, de Información Financiera y de Aseguramiento de la Información, con Estándares Internacionales.”, se plantearon 5 grupos, el último de los cuales se integraría por las “Entidades sin ánimo de lucro”. Posteriormente, el CTCP argumentó que un párrafo del prefacio de las normas de contabilidad “(…) deja abierta la posibilidad de que cualquier tipo de entidad pueda aplicar las NIIF, en el entendido de que pueden satisfacer las necesidades de información de los diversos tipos de usuarios de los estados financieros de cualquier ente. (…)”. Así las cosas, el CTCP redujo los grupos a tres, en forma tal que las ESAL tienen que ubicarse en el grupo que les corresponda según su tamaño y demás condiciones establecidas en los decretos que desarrollan la Ley 1314 de 2009.

 

Suponemos que las múltiples preguntas formuladas por las ESAL fundamentan la intención de producir la guía anunciada en el plan de trabajo.

 

De tiempo atrás hemos mostrado nuestro desacuerdo sobre la posición adoptada por el CTCP respecto de las ESAL. Basados en la literatura contable pensamos que las características y prácticas de las ESAL son bien distintas de las que corresponden a las entidades con ánimo de lucro, especialmente porque por lo común no participan en los mercados de capitales (valores y crédito).

 

Mientras aquí estamos aplicando las NIIF a las ESAL, los Administradores de la Fundación IFRS acaban de plantear si reformar la constitución de la entidad para, entre otras cosas, ampliar su objeto, de manera que IASB expida otras clases de normas, como por ejemplo unas aplicables a las ESAL: “(…) Given the demand for standards to be created for that sector and the lack of an international standard‑setter to do that, the Trustees would welcome views on whether the scope of the organisation’s mandate should be expanded to encompass not-for-profit bodies (…)”. Por su parte, FASB sigue sosteniendo reglas especiales para las ESAL, respecto de las cuales recientemente publicó un documento de preguntas y respuestas.

 

Como ya lo hemos anotado en otra ocasión, el mundo de las ESAL es por demás diverso y, no cabe duda, en él hay refugiadas empresas con fines de lucro, que el Gobierno piensa combatir. Este es el primer reto de la guía anunciada. Dado que la información contable debe mostrar la realidad económica, habrá que desenmascarar a las entidades que revestidas de la forma jurídica de las entidades sin ánimo de lucro, en verdad tienen ánimo de lucro. Muchas de estas son testaferros.

Hernando Bermúdez Gómez

Pontificia Universidad Javeriana

De Computationis Jure Opiniones

Número 1389, Julio 13 de 2015

vía Contabilidad de las entidades sin ánimo de lucro..